Por Consuelo Salamia.

Composiciones con sonidos del Universo

Hacer composiciones musicales con las ondas de luz que provienen del Universo, ondas de luz de la nebulosa de Orión, captadas desde el observatorio ALMA en el desierto de Atacama. Esa fue la idea que dio origen al proyecto “Sonidos de ALMA”, ganador del Premio Avonni de Cultura 2017, desarrollado por los científicos Antonio Hales y Ricardo Finger, y los curadores del Festival Sonar, Enrique Rivera y Paloma Chicharro. La idea era que este banco de sonidos, provenientes de los cielos chilenos, estuviera a disposición de los DJ de música electrónica, en un formato descargable y abierto en la web. El primer desafío, cuenta el astrónomo de ALMA Antonio Hales, fue transformar las ondas de luz en ondas de sonidos, una tarea nada sencilla en términos científicos. Durante las primeras semanas de lanzamiento, el banco de sonidos tuvo 4.000 descargas, y aún pueden escucharse las composiciones de DJ de todo el mundo, con este increíble registro sonoro.

Una “app” para combatir el desperdicio de alimentos

Convicción y creatividad. Esas son las dos palabras que mejor definen el trabajo de Armstrong & Asociados, como agencia creativa de la ONG chilena Red de Alimentos, abocada a disminuir los que almacenes y supermercados botan por caducidad. A comienzos de este año, y luego de varias propuestas, la agencia logró motivar al directorio para desarrollar en conjunto, una aplicación móvil que solucionase algunos de los problemas logísticos de la red, y que conectara de manera directa a los proveedores con las fundaciones, para evitar problemas de lejanía geográfica. El año pasado, la idea llegó a la final regional del Desafío Google. “Siento que es una vuelta de tuerca a lo que estamos haciendo las agencias de publicidad, entre lo social, lo tecnológico, la innovación, el salirse de la clásica publicidad”, dice Jorge Armstrong, presidente y socio de Armstrong & Asociados.

Haciendo experimentos con el propio celular

Los estudiantes de ciencias tienen un problema en toda Latinoamérica: sus escuelas no cuentan con los suficientes instrumentos ni los laboratorios para hacer experimentos. Así surge Lab4you: un proyecto desarrollado por los ex alumnos de la Universidad de Chile, Komal Dadlani, Isidro Lagos y Álvaro Peralta que utiliza los mismos sensores contenidos en los smarthpones y tablets para que los alumnos aprendan ciencia con ellos. Con la aplicación Lab4Physics, las personas pueden usar el acelerómetro, la cámara o el micrófono del celular para medir, graficar y analizar los cambios de fenómenos físicos. Además de eso, tienen una plataforma donde los profesores pueden descargar experimentos y consejos. “Estamos cambiando la forma en que los científicos están usando los sensores incorporados para experimentar”, cuenta Komal Dadlani, CEO de Lab4u en uno de sus videos explicativos. Pronto, la firma piensa desarrollar una aplicación orientada solo a la química.

Bolsas plásticas que se deshacen en agua

El ingeniero Roberto Astete, y su socio Cristián Olivares, se propusieron lo imposible: diseñar bolsas plásticas que se desintegraran al contacto con el agua. Astete había trabajado diez años en el rubro del plástico, y con esa experiencia dio con la fórmula de un material que permite emular el plástico, pero que lo degrada rápidamente, ya sea lavando la ropa o incluso con la lengua. A fines de marzo, su proyecto Solubag ganó el concurso de emprendimiento SingularityU Chile Summit, para viajar a Silicon Valley a afinar su plan de negocios. “La reacción de los clientes no es solo la sorpresa, sino que la posibilidad de que ellos mismos pueden ayudar a descontaminar el planeta”, dice Astete, quien adelanta que ya están negociando con cadenas de retail y de supermercados.

Diseñando ropa para el activismo textil


Cada año se producen 80 millones de piezas de ropa en todo el mundo, de las cuales tres cuartas partes van a parar a vertederos o incineradores. Con ese problema en mente, los artistas Mariano Breccia y Mercedes Martínez, decidieron desarrollar la plataforma creativa 12–na en Valparaíso: un proyecto que diseña ropa creativa en base a desechos recuperados de diversas ferias, y que promueve una cultura del reciclado, con activaciones en colegios, festivales y encuentros creativos, como el Fashioning the Future, organizado por el BID en Washington D.C. Además de eso realizan prácticas y residencias abiertas, donde comparten sus diseños con otros artistas y diseñadores. “De ser una marca de ropa pasamos a ser una plataforma donde trabajamos distintos formatos de co–creación y de concientización sobre el reciclaje y el consumo responsable”, dice Mariano Breccia.

Dejar respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre